La magia de ser niños-mojados-

La magia de ser niños

La magia de ser niños, es una de las mejores experiencias que se puede tener en la vida, cuando somos pequeños solo pensamos en ser grandes y crecer para poder hacer lo mismo que nuestros padres, pero cuando llegamos a cierta edad, empezamos a extrañar esa etapa tan preciada que es la niñez.

Lo niños son criaturas inocentes, sin maldad en el corazón, son almas puras sin rencores que solo quieren jugar, andan por la vida sin prejuicios, para ellos todo es alegría cualquier tristeza o problema lo toman de manera simple sin deprimirse.

La magia de ser niños se conserva en el corazón

Los niños son grandes maestros de vida, a pesar de su corta edad, la nobleza que habita en sus corazones que tiene viva la magia de ser niños, da en muchas ocasiones lecciones de humildad a los adultos, en cuestiones de sentimientos debemos aprender de los niños. Pues ellos no guardan rencor en el corazón ni malicia en sus pensamientos.

De adultos debemos procurar llevar algo de esa magia con nosotros, es una excelente guía para poder tomar decisiones desde un punto de vista inocente y bondadoso.

A los niños se les debe dejar ser niños, ya que esa etapa tan preciada se va muy rápido, como padres tenemos el deber de hacer que sea lo más feliz posible, se debe lograr que disfruten cada día como si fuera el ultimo y cómo podemos lograr que la magia de ser niños se quede con los niños por largo tiempo.

  • Déjalos jugar: La máxima prioridad de los niños en la vida es jugar, lo que hará que su desarrollo psicosocial sea sano y se desarrollen con seres de bien para hacer de este un lugar mejor. Es muy importante que los niños tengan juegos caseros para dias de lluvia, así como conocer juegos de salón divertidos.
  • Motívalos: Si notas que tu hijo tiene algún talento motívalo a desarrollarlo, esto aumentara su confianza para desenvolverse como ser humano y además se sentirá autosuficiente.
  • No los límites: Es cierto que los niños necesitan carácter, pero limitarlos, o sobreprotegerlos puede arruinar su confianza y además hacer que se pierda la magia de ser niños, pues crecerán temerosos, con miedos irracionales y con problemas para desenvolverse.
  • No los consientas demasiado: Es bueno decir no de vez en cuando, ya que los niños necesitan carácter si no crecerán con aires de antipatía, además de que pueden volverse personas controladoras y pretenciosas.

  Como conservar la magia de ser niños

Hay algunos aspectos de nuestra niñez que posiblemente queramos que se queden con nosotros de grandes, claro nuestro “amigo imaginario” de los 3 años posiblemente no esté en esa lista… pero si debemos conservar:

  • La imaginación
  • La creatividad
  • La sencillez
  • La humildad
  • La bondad
  • El aprecio desinteresado por otros
  • La empatía de la amistad
  • La capacidad de reír sin esfuerzo

Si logramos conservar la magia de ser niños en nuestra adultez  muchas cosas mejoraran en todos los aspectos de la vida, podemos ser más creativos en el trabajo, desarrollar buenas relaciones personales con nuestros seres queridos, además seremos más relajados pues los problemas simples no serán cosa de tomarse a pecho, nuestra imaginación nos impulsara a alcanzar grandes sueños y a que pensemos en grande.

Un buen desarrollo en nuestra etapa de infantes, lograra que se conserve esa magia hasta muchos años más allá.

La inocencia y bondad de un niño es una de las maravillas del mundo, ellos con el simple hecho de existir hacen de este un lugar mejor, la magia de ser niños impulsa  el deseo de un mundo mejor, es por y para los niños de las futuras generaciones que día a día necesitan conservar y conocer esa magia que tienen los primeros años de vida.

No olvides nunca a tu niño interior, siempre una buena parte de nuestra inocencia de los días de infante vive con nosotros, va de tu parte dejarla salir a jugar de vez en cuando no la límites, se cómo los niños haz lo que tu corazón sienta sin pensar en el que dirán o el miedo de hacer el ridículo.

Conserva la magia de ser niños en todo momento y procura no perderla, pues esa magia es sin duda parte importante del ser humano.

Deja un comentario